jueves, 5 de setiembre de 2013

Parto respetado, agradecimiento a Marina Leon

Queremos agradecerle a Marina León, por aportarnos información sobre el Parto respetado, y por explicarnos todo. Es admirable su trabajo y su compromiso con el tema. Nos hablo de la importancia de la difusión de la información, es por eso, que también queremos difundir las palabras que armamos, a partir de los datos que ella nos dio, para apoyar el proyecto de resolución del Partido Organizado Juvenil, es importante que se siga concientizando sobre los derechos establecidos en la Ley 25.929/04: 

Que tanto en el ámbito público como en el privado, se concientice sobre los derechos de una mujer en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, de la persona recién nacida y de los padres de una persona recién nacida en situación de riesgo; es muy importante. Por el simple hecho de que estar informado de nuestros derechos, también es un derecho.
El parto respetado será posible cuando todas las mujeres puedan elegir si desean ser madres y cuando serlo.  Todavía se niega el acceso a la información sobre métodos anticonceptivos a las adolescentes, y se obstaculiza su permanencia dentro del sistema educativo cuando quedan embarazadas.
Estuvimos dialogando con Marina León, ella es DOULA, una docente de embarazo y nacimiento eufónico.  Las dulas son mujeres que han tenido hijos, que acompañan a otras mujeres en su embarazo, trabajo de parto, parto y puerperio. Se enfocan en el aspecto corporal y emocional, el bienestar y las necesidades de esa mujer.  Nos brindó algunos datos que es importante resaltar, de la encuesta perinatal 2008.
Encuesta perinatal 2008

En la argentina de producen 700.000 nacimientos anuales.
·        99% son institucionales
·        66% se atiende en el sector publico
·        51.3% de los embarazos no fue planificado
·        43.2% no accedió a los métodos anticonceptivos
·        21.6% de las embarazadas son adolescentes (menos de 20 años)y  un 0.9% menores de 15 año
·        1.7% ocurre en mujeres de 40 años o mas

Finalización del embarazo
Publico
·        26.5% de los nacimientos son por cesárea.
·        Luego de una cesárea, el 70% de las madres  tienen parto natural
Privado
·        Entre un 60% y un 80% de los nacimientos son por cesárea
·        El 90% de los nacimientos después de una cesárea, son por cesárea programada.

Acompañamiento durante el trabajo de parto y parto
Publico
·        17% de las mujeres están acompañadas durante el trabajo de parto
·        Se reduce a un 10,8% que están acompañadas durante el parto
·        67,1% de las madres manifiesta que le gustaría haber estado acompañada
Privado
La compañía es un beneficio otorgado por los doctores o la institución, se cobra la estadía.

Consentimiento informado
En el sector público las mujeres son objeto de prácticas invasivas, solo con fines docentes, sin dar su consentimiento. No hay acceso a la analgesia peridural. Y en el sector privado las mujeres son sometidas a la internación precoz,  las cesáreas e inmovilización.

 Internación conjunta
En caso del que bebe tenga alguna complicación y deba permanecer más tiempo internado que la mama, en el sector público a ella se le brinda cama y comida, mientras que en el sector privado se la obliga a irse y dejar a su bebe, tienen que adoptar horarios fijos para ver y amamantar a sus bebes.

Aunque la ley Nº 25.929 se halla sancionado en 2004, se sigue ejerciendo la violencia obstétrica y reproductiva en la mayoría de las instituciones públicas y privadas de nuestro país; cuando la ley garantiza el acceso a una atención libre de discriminación y violencia hacia las mujeres y sus hijos recién nacidos. Este despojo del ejercicio genuino de autonomía sobre su persona está en estrecha relación con la falta de información adecuada, con la perturbación que se ejerce sobre un proceso de la esfera sexual y con  la falta de empoderamiento.
La violencia obstétrica no es más que la traducción de la violencia de género llevada al área de la asistencia de la salud de la mujer o niña embarazada que quedan subordinadas a los lineamientos patriarcales del poder medico hegemónico que no discriminan en su ejercicio si proviene de un hombre o una mujer.
Las mujeres de nivel medio-alto estarán más expuestas a una cesárea y a ser expulsadas de las lujosas habitaciones del Sanatorio si sus hijos recién nacidos requieren internación neonatal.  Las mujeres de menor nivel socio-económico, están expuestas a mayor dolor y malos tratos que están basándose en un sistema jerárquico que no solo subordina  en base al género sino también en base a la clase social. 
Las mujeres en trabajo de parto se transforman en rehenes cuando no se las deja decidir sobre su propio cuerpo, cuando se las mantiene silenciadas y con la mordaza de ``buen comportamiento´´ que se espera de ellas, o de ``la padre perfecta y sacrificada´´ que se espera que sean.  Manteniéndolas sujetas a camillas, goteos, monitores, suturas, se las sujeta también simbólicamente al sistema dominante que las mantiene como rehén en otros ordenes de la vida.
La tarea de las mujeres, desde su esfera más íntima hasta los grandes movimientos sociales, reclamando equidad de género, forman parte del  cotidiano hacer todas y cada una. Nuestra militancia en todos los ámbitos debe incluir el reclamo por poner fin a la violencia obstétrica, que se agrava día a día en nuestra sociedad.
Para detener la violencia obstétrica hace falta:
·        Callar voces que: descalifican, juzgan, creen saberlo todo, se alzan para no escuchar, están apuradas, que denigran la sexualidad y el goce de las mujeres, que  pretenden ordenar el proceso fisiológico del nacimiento, que hablan de cualquier cosa para no estar de lleno en la escena del parto, que se burlan, que infantilizan, que retan, que insultan, que no informan, que humillan.
·        Que se dejen oír: Los gritos, los gemidos, las exclamaciones, los quejidos, los suspiros, los soplidos, el llanto, la risa, el dolor, el goce y todas las expresiones de una mujer pariendo.

·        Facilitar: El contacto, el reencuentro, el abrazo, con el bebe, con la familia  y los afectos. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario